seguros-corredurias-2Las corredurías de seguros somos mucho más que meros distribuidores de productos que dan soluciones aseguradoras. Aportamos valor al cliente que acude a nosotros, el valor del asesoramiento especializado en un universo como el del seguro, que para el consumidor final puede ser de todo menos sencillo. Una oferta enorme, muy diversa y con un bombardeo publicitario como en casi ningún otro sector pueden hacer que el hecho de contratar un seguro sea toda una odisea. Por eso os damos 8 razones de peso que esperamos os sea de ayuda.

1. Si puedo contratar directamente el seguro con la compañía que yo quiera, ¿por qué iba a acudir a una correduría de seguros?

La oferta de seguros es enorme, por lo que seleccionar un seguro que se adapte a nuestras necesidades no es tarea fácil. Requiere una inversión de tiempo y un esfuerzo de comprensión de lo que significa cada cobertura, lo que incluye y lo que no. Las corredurías de seguros conocemos muy bien el sector y los puntos fuertes y débiles de cada compañía aseguradora. Vivimos en un mundo en el que el tiempo es un recurso cada vez más escaso. Nosotros hacemos todo el trabajo de análisis previo por ti, para recomendarte las opciones que más se adaptan a tus necesidades.

Además, en las corredurías de seguros contamos con personas altamente experimentadas en el trato diario con las compañías de seguros. Sabemos cómo responde cada una ante un siniestro y te ayudamos a tomar una decisión poniéndote los pros y los contras de las distintas opciones encima de la mesa, de forma imparcial e independiente. No todos los seguros son iguales, como tampoco lo son las compañías. Aunque el precio es un factor fundamental, no es el único que debes analizar a la hora de contratar un seguro. El tiempo que tienes que dedicar a analizar las distintas opciones también es valioso y supone un coste para ti. Nosotros te ayudamos a reducir ese coste.

2. Las corredurías de seguros son intermediarias. Eso tiene que encarecer necesariamente el precio del seguro comparándolo con el que pueda contratar yo directamente.

Las corredurías de seguros profesionales y experimentadas somos algo más que meros intermediarios. Somos analistas del mercado, conocemos las innovaciones que surgen cada día y estamos en permanente reciclaje. Nuestra función es asesorarte para elegir la mejor opción.

En cuanto al precio, las corredurías de seguros somos un canal de comercialización importante para la mayoría de las aseguradoras. El precio en una correduría de seguros no es más caro que con una aseguradora en directo. Dado que conocemos el mercado y los precios que se manejan, somos especialistas en negociar ofertas más ventajosas para nuestros clientes. Gestionamos un volumen importante de seguros cada año, tenemos una capacidad de negociación con las aseguradoras mucho mayor que un cliente particular.

3. Cuando en una correduría me recomiendan contratar un seguro y no otro, seguro que es porque esa compañía les paga más comisiones.

Si hiciéramos eso, las corredurías habrían desaparecido hace tiempo. Nuestra primera regla es la independencia y el análisis objetivo. Queremos que nuestro cliente lo sea por muchos años, lo que supone que estamos a su servicio y no al de las compañías aseguradoras. Cuando recomendamos un seguro a un cliente es porque hemos analizado su perfil de riesgos y sus necesidades previamente; a partir de ahí le ponemos encima de la mesa distintas opciones y es el cliente el que tiene siempre la última palabra, ayudado por nuestro asesoramiento profesional. No tendríamos clientes fieles si nos moviésemos solo por criterios económicos porque uno de nuestros mayores valores diferenciales con el resto de los canales de distribución precisamente es la independencia y si acabamos con ella acabamos con nuestra razón de ser más importante.

4. Me han dicho en el banco que si contrato todos mis seguros a través de ellos me quitan las comisiones de mi cuenta bancaria.

Te lo cobrarán por otro sitio. Los seguros en el canal de bancaseguros suelen ser bastante más caros que en el canal de corredores. Además, nuestra experiencia nos dice que los clientes que previamente habían contratado un seguro a través de un banco no suelen tener el mejor seguro posible para ellos, ni en precio ni en coberturas. Los criterios con los que los bancos se mueven a la hora de ofertar un seguro y los de una correduría son distintos. Nosotros no estamos centrados en el corto plazo, nunca forzamos a un cliente a contratar un seguro vinculado a otros servicios y tenemos un equipo de personas que se dedican exclusivamente al seguro, en muchos casos especializados en tipos de seguro concretos (salud, empresas, vehículos, vida-riesgo, hogar, comunidades…). ¿Puede decirte un banco lo mismo?

5. Todo esto del asesoramiento está muy bien, pero ¿si tengo un accidente en carretera o algún otro tipo de siniestro en el hogar, en mi empresa, tendré que apañármelas yo con la compañía aseguradora?

No. Además, en nuestro caso, en AyF Correduría, aparte de contar con un departamento de gestión de siniestros que se ocupa de esa tarea por ti, contamos con un gabinete jurídico que te ayudará en caso de disconformidad con la oferta que te haga la compañía o si la interpretación del contrato de seguro, la póliza, difiere con la de la compañía. Probablemente la aseguradora también querrá contactar contigo, pero nosotros te asesoraremos en cada paso de la gestión de un siniestro y siempre estaremos de tu lado.

6. Tengo una empresa y estoy frito de recibir ofertas de seguros. Todo el mundo dice que su seguro es el mejor y yo ya no sé a quién creer.

Nuestro consejo: confía en tu corredor de seguros. En una empresa se corren muchos riesgos que es preciso analizar con detalle antes de contratar o renovar tus seguros. Lo normal es que una empresa precise cubrir los posibles riesgos con más de un seguro distinto. Además, sólo un profesional de los seguros de empresas puede aconsejarte con argumentos sólidos sobre qué riesgos estás corriendo y cómo cubrirlos. Al igual que con los particulares, una vez analizadas las necesidades que tiene tu negocio es cuando valoramos las distintas opciones del mercado (sí, también incluimos el precio, obviamente) para recomendarte de forma imparcial las mejores alternativas para tu caso concreto. No hay dos empresas iguales, por lo que sus seguros tampoco deben serlo.

7. Yo ya tengo mis seguros con mi compañía de toda la vida. ¿Por qué debería de cambiar?

Las renovaciones de los seguros son el momento de analizar si lo que tenemos es lo que más nos conviene. El mercado asegurador es tremendamente dinámico, por lo que de un año a otro el panorama puede haber cambiado mucho. Lo que el año pasado era la mejor opción puede que ya no lo sea. Las compañías aseguradoras no te llaman en las fechas de renovación para ofrecerte una opción mejor (por precio, coberturas o ambas cosas), esperan a que lo intentes cancelar para hacerlo. Nosotros revisamos todas las renovaciones y vigilamos que estén en línea con la oferta del mercado, y, si no es así contactamos contigo. En cualquier momento, además, puedes, por desgracia, necesitar utilizar el seguro, que no te coja con la póliza desfasada.

8. Hay compañías que dicen que me bajan el precio del seguro que ya tengo, sea cual sea…

En las ofertas siempre hay que mirar los asteriscos y la letra pequeña. Además, determinadas compañías que ofertan seguros a muy bajo precio lo hacen a costa de imponer limitaciones en las coberturas (por ejemplo, en un seguro de coche, no puedes llevarlo a tu taller de confianza si no tiene concierto con esa aseguradora), capitales ridículos de asistencia sanitaria, o de incluir cláusulas en el contrato de seguro que pueden ocasionarte problemas. Nosotros conocemos bien el sector, no sólo en precios, sino en el tipo de servicio que la compañía aseguradora puede proporcionarte. Una razón más para optar por una correduría de seguros.