hogar 3Nuestro hogar es el centro de nuestra vida y la de nuestra familia, y lógicamente queremos tenerlo protegido de cualquier riesgo que pueda afectarle. Para eso están los seguros multirriesgo del hogar pero, ¿cuál elegir?

Recibimos todos los días multitud de mensajes en los medios de comunicación que nos hablan del seguro de hogar centrándose en un solo aspecto: el precio. Pero debemos tener en cuenta que en los seguros, como en cualquier otro servicio, nadie regala nada por las buenas. En muchas ocasiones un seguro de hogar muy barato no cubre todos los riesgos o lo hace de forma inferior a lo que realmente se necesita. Evidentemente, a igualdad de coberturas el precio es un factor determinante, pero aún así tampoco es el único, porque lo importante es también el servicio que la aseguradora nos presta a la hora de reparar un daño causado por un siniestro en el hogar. Por eso siempre recomendamos el asesoramiento profesional con una correduría que cuente con personas especializadas en seguro de hogar.

Aspectos básicos de una póliza de seguro de hogar

Lo primero que hay que distinguir en una póliza de seguro de hogar es la distinción entre el continente (la casa o el piso vacío) y el contenido (todos nuestros muebles, enseres, electrodomésticos, ropa, etc.)

Es importante que los capitales asegurados en ambos casos sean correctos y acordes con el valor real tanto del continente como del contenido. Si no, caeremos en infraseguro, situación que puede resultar muy peligrosa si tenemos un siniestro y los capitales no cubren el coste de la restitución del hogar a su estado original, que es, por desgracia, demasiado frecuente.

Si hablamos de coberturas, hay una serie que son imprescindibles, dado que responden a los siniestros que se dan con más frecuencia:

  • Daños por agua
  • Roturas de cristales, vitros, espejos, encimeras, loza sanitaria etc.
  • Daños eléctricos
  • Riesgos extensivos (viento, lluvia, pedrisco … )
  • Daños estéticos

Además, existen otras que, en nuestra experiencia, no son tan frecuentes, pero que también es imprescindible tener para salvaguardar correctamente la propiedad, ya que en caso de producirse un siniestro las consecuencias pueden ser muy importantes:

  • Incendio, explosión
  • Robo
  • Caída de rayo
  • Responsabilidad civil
  • Responsabilidad civil familiar
  • Protección Jurídica

Vamos a detenernos un poco en dos coberturas: daños estéticos y responsabilidad civil familiar.

Daños estéticos: Es fundamental que los capitales asegurados por esta cobertura permitan que, por ejemplo, podamos sustituir completamente el alicatado de un baño o el suelo completo de una habitación si han resultado dañados por un siniestro. En caso contrario, nos encontraremos con que lo único que el seguro nos cubre es poner un parche que estéticamente se va a notar mucho.

Responsabilidad civil familiar: Se trata de una cobertura un tanto “desconocida” o que mucha gente no sabe hasta dónde llega incluso en su rutina cotidiana, como puede ser el uso de la bicicleta, una silla de ruedas convencional o una silla de ruedas con batería. Pues bien, todos los daños que se puedan ocasionar a alguien con alguno de estos elementos estarían cubiertos por la RC familiar (excluido todo lo que tenga motor). Esta RC se contrata habitualmente con un límite de 300.000 euros, pero hay aseguradoras que contratan un capital más alto para esta garantía.

Por otro lado, debemos hacer hincapié en los patinetes eléctricos que se están poniendo tan de moda. Este tipo de casos no estarían incluidos en la cobertura de RC familiar, pero se podría hacer un anexo incrementando la prima para aquellos interesados, es decir, habría posibilidad de aseguramiento para quien le pueda interesar. Alguna compañía lo cubre pero limitado el peso del patinete (25 k) y que no supere los 20 km/hora.

También hay personas que piden no asegurar el continente, ya que creen que está cubierto por el seguro de la comunidad. Bien, independientemente de lo bueno o no que sea ese seguro (y hay casos y casos…) los seguros de comunidad pueden no hacerse cargo de siniestros originados por bienes privativos del domicilio del asegurado, como cañerías, rotura de cristales o puertas interiores, cerámica sanitaria, etc. que forman parte del continente y no del contenido.

Otro aspecto destacable es el de los daños por filtraciones (que suelen generar humedades procedentes del exterior). En general, los seguros de comunidades cubren este aspecto, pero es una cobertura interesante para viviendas unifamiliares. Es importante saber que se trata de una cobertura relativamente novedosa y que no es considerada básica por las aseguradoras, por lo que hay que estar atentos.

Por último, y a la vista de las recientes inundaciones sucedidas en diferentes lugares del país, hay que recordar que para que el Consorcio de Compensación de Seguros indemnice a los propietarios de viviendas afectadas por daños meteorológicos extraordinarios (que no cubren las compañías de seguros) es imprescindible que éstas estén previamente aseguradas. El CCS indemniza por este tipo de siniestros sólo a quienes hayan contratado previamente una póliza de seguros.

En AyF Correduría contamos con personas especialistas en seguros de hogar con muchos años de experiencia, que conocen perfectamente todo lo que el mercado ofrece, tanto en coberturas como en servicios.