salud 4El último trimestre del año es el que tradicionalmente registra más contrataciones de seguros de salud. Es también el momento en el que las aseguradoras sacan más campañas y ofertas para tratar de captar nuevos clientes, con lo que la persona que desee contratar un seguro de salud puede encontrarse con multitud de opciones y no saber por cuál decidirse.

Como siempre decimos, y más especialmente si cabe en este caso, lo mejor es acudir al asesoramiento profesional de una correduría de seguros que cuente con especialistas en seguros de salud, ya que no todas tienen la experiencia suficiente. Salud es un ramo en el que la mayoría de las corredurías que lo trabajan lo hacen desde hace relativamente poco o algunas ni lo trabajan; no es nuestro caso ya que llevamos vendiendo pólizas de salud desde el año 1990. La experiencia acumulada en todo este tiempo es un activo muy valioso que lo ponemos siempre a disposición de nuestros clientes. En definitiva, somos especialistas en salud.

Cada seguro de salud es distinto, por lo que un especialista estudiará tu caso y el de tu familia y te recomendará las coberturas y opciones que más te interesen.

¿Cuáles son las claves que valoramos a la hora de recomendar un seguro de salud?

Tener décadas de experiencia tratando con distintas compañías aseguradoras hace que conozcamos bien las prestaciones que oferta cada una de ellas. Aquí van las 10 claves básicas que, a nuestro juicio, deben ser analizadas:

  1. La más importante: que cuente con un cuadro médico amplio en la zona de residencia de las personas aseguradas, lo que aumenta las posibilidades de elegir médico, especialista o centro hospitalario.
  2. Analizar detenidamente la oferta de los centros hospitalarios. Dentro de cada centro fijarse en las especialidades contratadas, ya que a veces las aseguradoras no ofertan todas las especialidades de las que dispone el hospital. Es decir, el hospital aparece en el cuadro, pero sin embargo no están en él todas las especialidades.
  3. Rapidez en las citas. Los médicos también tienen predilección por una u otra aseguradora (sus motivos tienen), esto no es políticamente correcto, pero ocurre. Uno de los principales motivos de la contratación de un seguro de salud es evitar las listas de espera.
  4. Por lo general, las especialidades más demandadas son Ginecología, Pediatría y Dermatología. Hay que asegurarse de que la aseguradora cuenta con un cuadro lo suficientemente amplio de estos especialistas en la localidad en la que se reside o a una distancia razonable, algo que no siempre sucede.
  5. Servicio de Urgencias cercano y con especialidades como Traumatología, Urgencias Pediátricas, Hemodinámica… para evitar derivaciones a otros centros. Las urgencias pediátricas suelen ser también otro caballo de batalla de los cuadros médicos de las aseguradoras.
  6. Los trámites administrativos, sobre todo autorizaciones de prestaciones, deber ser rápidos y sin trabas (algo que nosotros conocemos a la perfección sobre cada aseguradora).
  7. Debe existir la posibilidad de ampliar las coberturas base del seguro de salud en función de las necesidades de las personas aseguradas (por ejemplo, la cobertura de gasto farmacéutico o la indemnización por baja laboral), así como también que la aseguradora incorpore en sus coberturas las últimas técnicas y avances médicos.
  8. El seguro dental debe estar incluido en las coberturas.
  9. Es importante que se cuente con un servicio de asistencia telefónica 24 horas para resolver cualquier duda o consulta.
  10. En la cobertura de asistencia en viaje, se debe revisar que los capitales asegurados sean suficientes, sobre todo si se viaja a menudo, ya que a veces, según la eventualidad que ocurra, los capitales ofertados puede que no sean suficientes para cubrir el coste de la asistencia sanitaria en algunos países.

En cualquier caso (y como en cualquier otro seguro) el precio no lo es todo. Muchos seguros de salud tienen copagos para abaratar el precio, que pueden ser convenientes para algunas personas y no para otras. Del mismo modo, no es lo mismo una familia con niños pequeños que si se trata de personas adultas, además de tener en cuenta las enfermedades preexistentes, que pueden estar excluidas de las coberturas, y los periodos de carencia (tiempo durante el cual algunas coberturas no tienen efecto). Todo esto es algo que debe explicarse muy bien para qué el cliente contrate el seguro con toda la transparencia e información y pueda tomar la decisión que se ajuste a lo que realmente necesita.

Lo más importante por lo tanto a la hora de contratar un seguro de salud: contar con asesoramiento profesional, no sólo a la hora de contratarlo, sino también para la realización de trámites con las compañías aseguradoras y para la revisión de las renovaciones anuales. En AyF Correduría contamos con un departamento especializado en seguros de salud, no dudes en consultarnos si tienes cualquier duda.