seguro-medico-2El seguro médico (o seguro de salud) ha demostrado en las especiales circunstancias que estamos viviendo en 2020 que está a la altura de las expectativas e incluso más allá, ya que las aseguradoras de salud decidieron en medio de una crisis sanitaria sin precedentes, atender a sus clientes cuando acudiesen a cualquier centro de sus cuadros médicos y asumir los costes derivados de dicha atención. Todo ello en colaboración con los servicios públicos de salud, siguiendo los protocolos marcados por la autoridad sanitaria y apoyando de este modo a la sanidad pública, a pesar de las exclusiones por pandemias declaradas que aparecen en los contratos.

Más aún, la asociación UNESPA, que agrupa a la inmensa mayoría de las compañías de seguros que operan en España, ha promovido un seguro solidario de vida y hospitalización que cubre gratuitamente a todo el personal sanitario de nuestro país, proporcionando una indemnización a las familias de los sanitarios fallecidos por covid-19 y una prestación económica diaria a quienes trabajen en la sanidad, sea pública o privada, hayan resultado  afectados por covid-19 y tengan que estar hospitalizados por esta causa. Se trata de una acción solidaria sin precedentes en el sector asegurador español a la que se han unido 109 compañías aseguradoras que han aportado un fondo de 37 millones de euros.

Modalidades y tipos de seguro médico

El seguro médico puede contratarse con distintas modalidades y coberturas, adaptándose al tipo de uso que cada persona quiera hacer de él, desde las personas que desean una cobertura sanitaria completa a quienes desean tener un complemento a la sanidad pública.

En este sentido, podemos encontrar en el mercado asegurador diferentes modalidades   de seguros de salud:

a) Seguro médico completo sin copagos.

Ofrece cobertura completa de salud a quienes lo contratan (siempre hay que tener en cuenta que las enfermedades preexistentes antes de la contratación del seguro quedan excluidas de la cobertura, por eso conviene contratarlo cuando se es joven y no se suelen tener dolencias crónicas importantes).

Las diferencias entre los distintos seguros de salud de esta categoría están en el cuadro médico (no todos los profesionales o clínicas privadas trabajan con todas las compañías) y en la amplitud de las coberturas que ofrecen, ya que algunas pueden tener límites o no cubrir ciertas pruebas diagnósticas.  En este sentido, conocer muy bien el tipo de prestación real que al final va a recibir la persona que contrata un seguro médico es determinante, por lo que contar con asesoramiento especializado es más que recomendable a la hora de la contratación. En AyF Correduría llevamos trabajando en el campo de los seguros médicos desde 1990 y contamos con profesionales altamente cualificados para proporcionar el mejor asesoramiento a nuestros clientes.

b) Seguro médico completo con copagos.

El seguro de salud con copagos es una buena opción para personas que no vayan a hacer un uso intensivo de las prestaciones sanitarias o deseen complementar las prestaciones de la sanidad pública con el acceso a la hospitalización en condiciones de mayor comodidad para el paciente y sus familiares o desea, en determinados casos, poder tener consultas con especialistas o pruebas diagnósticas sin esperas.

El copago consiste en que la persona asegurada tiene que pagar una parte muy pequeña del coste de las prestaciones que recibe, que suele ser una cantidad fija por consulta, prueba diagnóstica o intervención realizada y habitualmente con un coste máximo a asumir en la anualidad por lo que la persona asegurada tiene este riesgo controlado. En lo demás, sus prestaciones son las mismas que en el seguro médico sin copagos.

c) Seguro médico parcial con copagos.

Esta opción se orienta sobre todo a personas jóvenes que van a hacer un uso ocasional del seguro de salud. Generalmente ofrece acceso a consultas de medicina general y especialidades, pruebas diagnósticas, atención médica a mujeres embarazadas (incluyendo amniocentesis y preparación al parto) y cobertura de accidentes y asistencia en viaje. Normalmente este tipo de seguro médico no incluye la cobertura de hospitalización excepto en casos de urgencia vital.

Este tipo de seguro de salud tiene varias ventajas para las personas menores de 40 años:

a) La prima mensual es muy reducida.

b) Permite el acceso a servicios de salud por un precio muy inferior al habitual (en eso consiste el copago)

c) Asegura a la persona asegurada estar cubierta por un seguro de salud antes de la edad en la que suelen aparecer la mayoría de las enfermedades crónicas, minimizando así el riesgo de que existan dolencias preexistentes excluidas de la cobertura.

¿Sanidad pública o privada? Cooperación, no confrontación

Contratar un seguro médico privado no es incompatible con defender la sanidad pública ni entendemos que ello signifique detraer recursos de ella, sino todo lo contrario. En España hay 9 millones de usuarios de seguros de salud que contribuyen decisivamente a aligerar la sobrecarga de la sanidad pública. Cuando una persona acude al seguro médico privado está ahorrando dinero a la sanidad pública, concretamente 564 euros por asegurado al año. Es decir, los seguros de salud ahorran casi 5.000 millones de euros al sistema sanitario público cada año.

Cuando un sistema es utilizado por 9 millones de usuarios anuales, eso sin contar a los mutualistas que tienen convenios de seguros colectivos de salud, no se puede calificar de elitista a este tipo de servicio. Todos los actores que trabajan en el sector del seguro médico reconocen y apoyan la necesidad de contar con un sistema de sanidad pública que cumpla con los mejores estándares de calidad posibles.

Se trata de establecer un marco de colaboración entre la esfera pública y la privada que sea justo y equilibrado, de manera que todo el mundo tenga acceso a una cobertura sanitaria de alto nivel. Los hospitales públicos son centros de referencia para múltiples patologías y la sanidad privada también deriva a pacientes a esos centros cuando es necesario y paga una tarifa por ello, porque su función es proporcionar a sus asegurados la mejor atención posible. Por tanto, no se trata de “tener sanidad de calidad sólo para quien pueda pagarla”, sino que la realidad es que ambos sistemas son necesarios y se complementan mutuamente. Sin sanidad privada el sistema público de salud estaría totalmente colapsado, y sin sanidad pública el sistema privado no tendría recursos para atender a todo el mundo. Ni defendemos ni defenderemos la privatización del sistema sanitario. Ambos sistemas pueden y deben coexistir y cooperar entre ellos. Si hay personas que deciden pagar por tener una atención sanitaria más cómoda y con más prestaciones (como la cobertura de salud dental, por ejemplo) es bueno para todos que esa opción exista y sea asequible.

Elegir un seguro médico, cuestión de asesoramiento profesional

Como ya hemos visto, elegir un seguro de salud implica valorar múltiples factores, tanto de las circunstancias personales y familiares de cada uno como de las prestaciones, cuadros médicos y coberturas que ofrecen las distintas compañías. Sólo profesionales experimentados pueden prestar un asesoramiento de la máxima calidad, ya que no sólo conocen toda la oferta de seguros del mercado, sino también el tipo de servicio que después va a recibir el cliente, algo que depende mucho de cada compañía y que incluso varía según la zona geográfica en que se viva.

En ese sentido, en AyF Correduría estamos muy orgullosos de nuestro equipo de expertos en seguros de salud. Llevamos 30 años asesorando a nuestros clientes y hemos acumulado una experiencia de miles de casos que nos permite asesorar con garantías a quienes deseen contratar un seguro médico. Además, no nos olvidamos del factor precio. De hecho, ahora puedes contratar un seguro de salud con hasta 4 meses gratis. Nuestra vocación es el servicio y lo demostramos con hechos, no sólo con palabras.

Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros si estás pensando en contratar un seguro médico para ti y para los tuyos. Creemos sinceramente que te llevarás una grata sorpresa.