alba-aguion-objetivo-antartidaDesde AyF Correduría tenemos la satisfacción de anunciar que hemos llegado a un acuerdo para ser patrocinadores de la expedición de la científica gallega Alba Aguión a la Antártida a finales de este año de 2020, tras un intenso año de preparación junto con compañeras científicas de todo el mundo dentro de la iniciativa Homeward Bound, que aspira a crear una red internacional de mujeres con el objetivo de impulsar el liderazgo femenino e influir en la toma de decisiones en beneficio de nuestro planeta.

¿Quién es Alba Aguión?

Alba Aguión es bióloga y ecóloga. Nacida en A Coruña en 1990. Titulada con doble especialidad en Biología Marina y Zoología por la Universidad de Santiago, Alba obtuvo el premio extraordinario de fin de carrera. Cursó un máster en Ecología y Gestión del Medio ambiente en York (Reino Unido), experiencia durante la cual estudió la actividad microbiana de los glaciares Árticos y el control de una especie invasora de hormiga. Sus estudios y trabajo le han llevado a varios puntos del globo en categoría de investigadora, trabajo que ha compaginado con el de divulgadora y comunicadora científica, visitando centros de enseñanza donde trata de motivar a los niños para que se interesen por la ciencia.

Además, Alba Aguión es la ganadora del concurso de monólogos científicos Famelab España 2016, quedando segunda en el Famelab Internacional de ese mismo año.

Actualmente cursa su último año de doctorado en el grupo Future Oceans Lab en la Universidad de Vigo, investigando la ecología, economía y gestión de la pesquería del percebe.

Pero, dejando de lado su brillante currículo académico e investigador, Alba es una mujer entusiasta, llena de energía y una excelente comunicadora. Pertenece a una nueva generación de científicas que no se resignan a quedar en un segundo plano mientras sus compañeros masculinos son la cara visible. Buena prueba de ello, en un país en el que dedicarse a la investigación sigue siendo casi una heroicidad, es su vocación divulgadora. ¿Cuántas mujeres dedicadas a la divulgación científica recuerdas? Se trata de un campo casi exclusivamente masculino, con lo que la labor de Alba visitando colegios, fomentando que niños y niñas despierten su curiosidad científica, dando charlas y conferencias e incluso participando en monólogos de humor sobre ciencia, cobra una especial relevancia.

Las mujeres en la ciencia

¿Sabías que sólo el 5,6% de los Premios Nobel en todas sus categorías han sido entregados a mujeres? Cabría pensar que quizá esto se debe a la escasez de mujeres investigadoras, pero no es cierto. Todos conocemos a figuras como Marie Curie, que recibió no uno, sino dos premios Nobel, pero se trata, aún hoy, de casos excepcionales. Son innumerables los casos de mujeres que han realizado grandes avances en todos los campos de la ciencia y que han sido ninguneadas o, aún peor, su trabajo ha sido aprovechado por sus compañeros masculinos, que son quienes se han llevado los laureles. Lo cierto es que Watson y Crick no podrían haber descubierto la estructura de doble hélice del ADN sin el trabajo de Rosalind Franklin (que reconocieron posteriormente y a regañadientes), o que la carrera espacial de la NASA no habría sido posible sin los cálculos de decenas de mujeres matemáticas, o que la Segunda Guerra Mundial habría durado mucho más si no fuera por la denodada labor de cientos de mujeres criptoanalistas descifrando los códigos secretos de los nazis, o que sin los descubrimientos de Henrietta Swan Leavitt no podríamos calcular a qué distancia están las estrellas según su brillo. Incluso el mismísimo Albert Einstein se apoyó en los trabajos matemáticos de su primera esposa, Milena Maric (a la que acabó repudiando), para formular sus teorías de la relatividad, algo que nunca reconoció, pero de lo que hay pruebas patentes. Y como estos, hay cientos de casos de mujeres brillantes que nunca obtuvieron el reconocimiento que se merecían.

La ciencia se basa en la curiosidad, una cualidad innata al ser humano independientemente de su género. Desde los inicios de la ciencia tal y como la conocemos, las mujeres han sido tan curiosas como los hombres, algo que no les estaba permitido por los convencionalismos sociales. Muchas de ellas han luchado denodadamente o han tenido que ser autodidactas ya que hasta bien entrado el siglo XX las puertas de la Universidad estaban vetadas para ellas y, a pesar de ello, han realizado importantísimos avances en el conocimiento científico en todas las materias.

Aún hoy, una mujer matemática, astrofísica o ingeniera sigue siendo algo llamativo para mucha gente, que sigue asociando, dentro de la propia ciencia, determinadas profesiones como coto cerrado de los hombres. Pero ellas están ahí y, cada vez más, están decididas a no permitir que su esfuerzo y su talento sea secuestrado e invisibilizado.

Homeward Bound: Las mujeres tienen mucho que decir para ayudar a salvar el planeta

Homeward Bound, iniciativa que ya va por la 5ª edición para la que Alba Aguión ha sido seleccionada junto con otras 75 mujeres de todo el mundo y de diversas disciplinas científicas, pretende hacer patente que el papel de las mujeres en la investigación y la lucha contra el cambio climático es tan importante como el de los hombres. Durante un año las participantes reciben formación en liderazgo, diseño y gestión de proyectos, establecen lazos con mujeres científicas de otros países y participan en encuentros y seminarios que culminan con una expedición a la Antártida a finales de 2020, coincidiendo con el verano austral, donde podrán conocer de primera mano los trabajos de investigación que se realizan en diferentes bases científicas y también podrán comprobar in situ los efectos del cambio climático en una de las áreas más sensibles de la Tierra, donde el calentamiento global puede tener consecuencias que alteren la vida en el resto del planeta.

Homeward Bound se ha convertido ya en un movimiento global destinado a impulsar la labor de las mujeres como agentes activas de cambio en la relación que los seres humanos tenemos con nuestro planeta. Su lema lo deja bien claro: “Mother Nature needs her daugthers” (La Madre Naturaleza necesita a sus hijas).

Desde AyF Correduría sentimos una enorme satisfacción al poder contribuir con nuestro granito de arena al trabajo de Alba Aguión y a la visibilización de las mujeres científicas en el momento en el que todos las necesitamos más. Nos enfrentamos a desafíos globales en los próximos años que van a requerir que las personas con más talento, independientemente de si son hombres o mujeres, puedan realizar las máximas contribuciones posibles para que nuestro hogar común siga siendo un lugar habitable. Y para eso las necesitamos a ellas, a todas.