seguros-patinete-2Lo que hoy llamamos “movilidad personal” siempre ha existido. Si tenemos que buscar una definición, nos inclinaríamos por la más sencilla: moverse en vehículos unipersonales, como bicicletas o patinetes, propulsados por la propia fuerza física de la persona (con la inestimable ayuda de la gravedad en las cuestas abajo) o, más recientemente, con pequeños motores eléctricos que hacen que la persona no tenga que realizar esfuerzos. Aunque en España siempre se ha asociado la bicicleta y, más recientemente, el patinete, a la actividad deportiva o lúdica, países como Holanda o Dinamarca llevan décadas utilizando la bicicleta como la primera opción de desplazamiento para distancias cortas. No obstante, el incremento exponencial del tráfico en vehículos a motor (con los consecuentes atascos) y las restricciones crecientes al uso del coche privado en las ciudades han dado un impulso a este tipo de vehículos en los últimos años. Como consecuencia de ello, empiezan a aparecer en el mercado los seguros para patinetes eléctricos y bicicletas.

La movilidad personal ha llegado para quedarse, como una de las consecuencias (esta vez, positiva) del cambio climático y la contaminación ambiental. El Acuerdo de París sobre cambio climático obliga a todos los países firmantes, entre ellos España, a presentar planes verificables de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la UE prepara medidas legislativas importantes para que la reducción de estas emisiones sea obligatoria en el territorio europeo.

 A estos factores hay que sumar otros que están detrás de la causa del incremento exponencial del uso de vehículos como la bicicleta o el patinete eléctrico:

  • Dificultad para aparcar debido al incremento del parque de vehículos y a las restricciones al aparcamiento en el centro de las ciudades, además de la práctica desaparición de las plazas de aparcamiento gratuitas.
  • Un nuevo concepto de urbanismo, mucho más humano, que prima al peatón o a quien se desplaza en bicicleta o patinete sobre el vehículo privado: Aceras más amplias, menos plazas de aparcamiento y más zonas peatonales.
  • Implantación de zonas de bajas emisiones, con acceso restringido para los vehículos privados no residentes en los centros urbanos.
  • Ahorro de tiempos. En los desplazamientos cortos, los vehículos de movilidad personal como bicicletas y patinetes eléctricos son el medio de transporte en superficie más rápido en entornos urbanos.

Los seguros para patinetes eléctricos son altamente recomendables

Existe una importante discusión a nivel administrativo y en el propio sector del seguro sobre si los seguros para patinetes eléctricos, bicicletas y otros vehículos de movilidad personal deben ser obligatorios o no. Esto supondría la necesidad de que estos vehículos estén registrados e identificados, así como la elaboración de una normativa sobre quién, dónde y cuándo puede conducirlos. Mientras esto sucede, los patinetes eléctricos y las bicicletas (eléctricas o no) ya están en nuestras vías públicas circulando, lo que automáticamente implica el riesgo de sufrir un accidente.

En el caso de los patinetes eléctricos, en 2018 causaron a nivel nacional 273 accidentes con seis personas fallecidas y otras muchas heridas de distinta consideración. El riesgo existe, es real y puede acarrear consecuencias muy graves en caso de atropellar a otra persona, con el pago de cuantiosas indemnizaciones en función de la gravedad de las lesiones causadas. Eso sin contar con el riesgo de accidente para el propio conductor o los daños en otros vehículos o cualquier otro tipo de bienes. Es evidente que un seguro para patinetes eléctricos y/o bicicletas es más que recomendable.

¿Cómo son los seguros para patinetes eléctricos, bicicletas y vehículos para movilidad personal?

Aunque la oferta específica para este tipo de vehículos todavía es incipiente, ya hay bastantes compañías que ofrecen pólizas con diversos grados de cobertura. Lo habitual es que en la mayoría de las soluciones aseguradoras que existen en el mercado sea necesario que se identifique al vehículo que se asegura, sin embargo, hay otras opciones, como que el seguro que se contrate sea un seguro que cubra a la persona, independientemente de si está utilizando su propio vehículo o uno prestado o alquilado… Mientras no existe una legislación que obligue a que este tipo de vehículos tengan que contar con un seguro, nosotros recomendamos esta opción, ya que la persona estará cubierta use su vehículo u otro que no sea de su propiedad.

Es importante también que la cobertura de responsabilidad civil sea lo más amplia posible. Generalmente las pólizas cubren los patinetes que no puedan circular a más de 30 km/h y tengan un peso máximo de 50 kg, que en la práctica son la mayoría de los modelos del mercado. Pero, como ya hemos visto, un impacto de un vehículo de este tipo que circula a 30 km/h, al que hay que sumar el peso de la persona que lo conduce, puede tener consecuencias fatales y/o causar daños graves.  En este sentido, en el mercado hay ofertas de seguros que entendemos tienen un capital bastante limitado, 200.000, 300.000 euros. Nosotros creemos que se debe contratar al menos una cobertura de responsabilidad civil de 500.000 euros.  Esas coberturas también deben incluir la defensa jurídica y existe la posibilidad de añadir una garantía que cubra también los daños o lesiones propios del conductor.

En AyF te ofrecemos un seguro con estas características desde tan sólo 30 euros anuales. Un coste muy pequeño si lo comparamos con la tranquilidad que proporciona circular con los riesgos cubiertos.

Los patinetes eléctricos, como ya sucedió el año pasado, serán sin duda una de las estrellas en los regalos de las próximas Navidades. ¿Qué mejor opción que regalarlo junto con un seguro? Llámanos y te contamos más.